domingo, 7 de febrero de 2016

La felicidad se guarda en naftalina

Probar cosas nuevas,
bailar,
practicar mil veces,
conversar de todo,
dormir,
planear,
reír,
bromear,
llorar,
abrazarnos,
ser nosotros mismos.
ser feliz contigo.



martes, 26 de enero de 2016

Pensar

Hace unos días volví a tocar el tema que tanto me había costado superar.
Esos que evitas pensar y en verdad te esfuerzas por lograrlo pero aún así, de vez en cuando, aparecen para golpearte en la ansiedad.

Y es que constantemente me llenaba la cabeza de ideas, preguntas y creaciones sobre él.
Sobre su pasado.

Hubo un momento en el que decidí pensar en si las habías olvidado, si es que algunos lugares te hacían recordarlas o si lo que compartía contigo ya lo viviste.
Pensé en la comparación.
Incluso, pensaba en las razones por las que me considerarías "diferente" o "especial".

No estaba tranquila por ideas que no me correspondían.
Lo siento por eso.

No te culpo de tu pasado, no tendría por qué hacerlo.
No te culpo por nada que no haya pasado con lo nuestro.

Y sé que aprendiste de todo y que la versión actual de ti solo quiere hacer lo mejor.
Te agradezco por eso.

Ya lo dejé. Ya me liberé de las cargas y me propongo a ser lo mejor que pueda ser para mí y para ti.
Abandonar la inseguridad y apreciar cada momento junto a ti.
Abrazarte más fuerte cada vez.

Gracias por entenderme, por escucharme y por poner las cosas es claro.
No puedo estar más feliz por nosotros.
Vamos a seguir creciendo.

jueves, 14 de enero de 2016


Te miro dormir y te nombro 
Te miro y no salgo de mi asombro 
Mi aliento te deletrea 
Para que mi corazón te lea.

Me gusta mirar mucho.
Bastante.
Siento un placen indescriptible el poder observar detenidamente los pliegues que se forman por los ojos, la sonrisa amplia, las imperfecciones.


domingo, 10 de enero de 2016

Hace un año perdí una amiga

Es morenita y chiquita,
se le forman huequitos en los cachetes al reír.
Baila como si nadie la viera y habla muy alto, todos la escuchan.

Es curioso que su decisión estuviera siempre "bendecida" y que se supone que me tenía que alegrar por ella. Yo le dije que iba a perder una amiga, ella me dijo que al contrario, que estaría siempre velando por mí.

Aún no la entiendo.
Pienso en ella constantemente y me pregunto si es feliz, si es que se acuerda de mí y  de los buenos momentos juntas.
Si es que aún tiene presente que era de aquellas personas que nunca se olvidan, si es que notó que su presencia en mi vida marcó algo, no sé qué, pero lo hizo.

Que sus zapatillas deportivas aún están en mis ojos, que su baile exagerado me daba roche de vez en cuando, que me decía que me quería.

Que esperaba mi mensaje siempre, e insistía tanto...
Que estaba feliz por mí.

Se enojaba conmigo, no me hablaba, pero aún así me apoyaba tanto.

Sé que vives como quisiste vivir de pequeña, feliz, tranquila y amada.
Que todos los dolores se disipan más fácilmente estando en conjunto.
Que hay un huequito muy profundo en tu corazón que necesitaba sanar de una forma radical, espiritual.

Te quiero incluso más que cuando estabas conmigo casi a diario.
Te extraño terriblemente.

jueves, 3 de diciembre de 2015

Amor

Aprendí a amarte.
Hace más de un año eres la razón más bonita por la cual sonrío.
La razón por la cual no puedo dejar de agradecerle a Dios por ponerte en mi camino (a pesar de que no crees en él).

Amo cada detalle tuyo.
¿Puedes creer que el solo hecho de escribir sobre ti me emociona?
Los ojos se me llenan de pequeñas lágrimas porque eres el amor que tanto quería.

No ha sido fácil.
Hemos llorado, hemos peleado, seguimos luchando.
Es curioso como se presentan las situaciones y nosotros nos mantenemos fuertes porque estamos seguros de que estamos en "esto".

Porque te repito una y mil veces que te amo, que eres lo más bonito que tengo y es así.
Te miro dormir, te miro manejar, te miro mirarme y me emociono,
Es como si no pudiera más conmigo misma.

Te pregunto constantemente si te molesta que te diga tantas veces que te amo. Me dices que no.
Te amo.
Quiero que lo oigas de mi cuantas veces puedas. Quiero demostrártelo en cada momento, incluso en los silencios lejanos y ciegos.
Te amo.

Planes, metas y una vida que necesita más tiempo para poder hacer todo lo que queremos.
La alegría constante, tú.

Puede que nunca llegues a leer esto, o sí.
Puede que mantenga en secreto todo lo que alguna vez escribí por ti.
No eres de los más románticos y detallistas... Incluso se me hace increíble el que me digas cosas bonitas y tiernas.

Te cuidaré, amaré y creceré junto a ti hasta que nos lo permitamos.

Amor.

lunes, 12 de enero de 2015

Empezar a querer a alguien como decisión.

Yo empecé a deshacerme de todas las dudas cuando en uno de nuestros momentos cerraste los ojos y sonreíste. Lo hiciste durante un rato y yo te vi. Te observé y yo sonreí contigo. 
Fue ahí cuando te pregunté la razón de tu gran sonrisa y solo me dijiste que era porque estabas feliz. 

Decidí preocuparme por el día a día para así dejar de lado el futuro y esas proyecciones que no son tan necesarias. 

Solo sé que te quiero conmigo ahorita, abrazados y olvidándonos de todo.

Está bien.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Palomita

Ha pasado un buen tiempo desde que cedí.
Desde que decidí darme una oportunidad para querer, para tratar bonito, para abrazarte con ternura cada vez que me lo permites.

¿Sabes? tontamente sigo dudando a pesar de que me demuestras y das lo mejor de ti.
Absurda manera de quererte pero no creerte.

La verdad es que sigo sin dormir bien, sigo sin descansar. Tal vez sea por la ansiedad de tu mensaje mañanero acompañado de una sonrisa que no logro ver, pero siento, vaya que la siento.

Estoy poniendo de mi parte para darte lo mejor de mi, para aprender, para que te sientas seguro de mi y conmigo. No quiero que dudes.

Y, sin embargo, yo sigo dudando.
Dudo porque no creo que todo esto sea tan real y tan bueno.
Nunca pensé que ya estaba por entrar en esta cosa llamada relación.
Poco pensé que fueras tú quien me descubriría y ayudaría a que me descubra.

Se siente bacán, pero ¿Con qué carajos me quito este miedo?

Doy mil vueltas a la idea de dejarte ir. Sí. A veces se me quitan las ganas de seguir intentando.
Pero no quiero, esta vez no quiero huir.
Esta vez quiero arriesgarme y darme la oportunidad de compartir lo mejor y peor de mi.
Estoy contigo, con una versión que me atrae de ti. Con un hombre que está madurando pero que juega como niño. Con un barbón que me hace querer experimentar.

Ya no sé.

Quiero quedarme contigo pero siempre me persigue el "no sé".

Ni quiero pensar en el amor de mi vida, ni de los que vendrán.
Estoy llevando esto al día a día, para no ilusionarme y no esperar nada de ti.
Pero terriblemente caí, ante ti y contigo.

Yo sé que haría si esto acaba hoy, y no me gusta. No me gusta porque sé que mi vida seguiría igual porque no me permito que entres más allá de mis reales sentimientos.
Soy consciente que esto del amor implica dolor y sufrimiento, pero no quiero, por eso te pongo las barreras innecesarias que no me permiten respirar tranquila.

Te quiero conmigo de las maneras más raras y cursis del mundo, pero te quiero.

Aprendí que esto de querer sale natural,
contigo sale natural cualquier gesto.

Estoy bien y quiero estarlo, pero contigo.
Ya no quiero pensar en lo que viene ni en lo que fue. Tengo que aceptar que eres mi presente, que eres así solo conmigo y que me estoy esforzando.

Que estamos bien y que siempre (sin querer pensar en la eternidad) te diré que me gusta verte sonreír.

Tres besos y un fuerte abrazo, palomita.